Mayo como metáfora

Mayo del 68, obra de Joan Miró

Mayo del 68, obra de Joan Miró

Viaje al confín

Félix Blanco Sánchez, Coviella, Cangas de Onís

_____________________________________________

1

Partí con chebarba y remota cabellera – mi padre alegó enseguida que la caída era fruto de la inmersión diaria en el Lladuengu .
Luego volveré sobre el agua corriente en Nigeria o jabón Chimbo.
Localizado ese episodio insistí en nadar de espalda y vi la espuma de la luna o espejo de la tierra. Sin ella, vacía al parecer, yo no sería quien escribe sobre una enagua; no me habría imantado esa transparencia que soñé más que vi en las mujeres del otro lado de Fuenterrabía, allá del puente y del auto stop. Miento: tuve esa caricia en las piernas de mi madre, un secreto albóndiga de los curas rotos.
Templé antes que me diera cuenta una sorpresa: ascua voladora inmersa en arcilla donde beben las vacas antes de ser rotuladas.
Nada entonces predecía nada.
Toda palabra es una vida usada.
Y en ese instante suspendido continuó mi viaje. Recibí desde los andamios obreros de España saludos de manada, ecos de conciencia esclava; saludé a lo Quevedo ¡baja! No se atrevieron.
Entonces, en agosto de 1968 y con retraso de lo que voy diciendo, había más allá del Pirineo una tregua, una calma y algunas exhibiciones aéreas que aventaban a escoba cualquier papel referido a la conciencia de clase. Estoy en Vichy o Bayreuth.
Tomé aguas en tres vasos peregrinos.
Casi me atraganto.

2

Escribí hace muchísimos raíles una imitación de la Sonata a Kreutzer y hace poco un traspiés de Dostoievski en Wiesbaden. Siberia y Uzbekistan ¿dónde quedan?
Como el tiempo, supongo: si me lo preguntas no sé qué es, pero si no me lo preguntas acierto.
Poner patas arriba algo es una expresión confusa, un trastero del seminario torcuato del repetir nebrijo. Pero Stulpen (Marx, Grundisse), sin embargo, pudo pasar de la voz cruda del idealismo empresario, con sus sombreros, a la URSS, al cerebro.
Pero la conciencia depende del mono, y el mono es tardío y se araña la cabeza.
Y delata. Y miente.
Haz, por tanto, el amor y no la guerra. Prohibido prohibir, recogí del suelo esas sandalias que me recordaron la guerra de Vietnam y que en el cine Park -casi recién estrenado en Cangas de Onís- y por santo Tomás hice elogio con guitarra a Ho Chi Ming, balada imperfecta pues que había algunas pirañas meticulosas.
Pobres de espíritu.
Hacía poco que la Guardia Mora acampaba, tras 25 años de paz, en la campera del Instituto Rey Pelayo o así, mientras Franco certificaba algún salmón tricornio en Cañu.
Casi me atraganto.

3

Mi afición al confín original tuvo que ver con la lectura de Jules Verne y sobre todo con el Decamerón, libro proscrito aquí (y recomiendo que lo sea) de Giovanni Boccaccio.
Enagua y relato epicúreo contra la sombra: academia.
Huida de toda peste.
Descubrí los ojos más que el oído.
Nadé en el río Allier, afluente, a favor de un idioma mal aprendido cuando quien enseña carece de acento porque imprime el suyo, torcaz, seudónimo, rancio.
¡Ojalá me disculpen los adjetivos y la aspereza del hambre emigrante porque invoque a Goya en Bordeaux!
Entre genio e ingenio perdieron tiempo los compromisos de Cádiz que extrajeron a un felón y al pesebre descendiente. Aquí.
Fui a aprender cómo se cuida el campo, o sea, geometría. O construcción geométrica de las ideas, valga la redundancia. Aunque no supiera a qué iba necesariamente.
Salto de Vichy a Paris y veo que todo dios se ha ido ¡qué maravilla Pigalle gratis!
Julio Cortázar nos dedicaba –a mí o a una maga- La autopista del sur.
Casi me atraganto.

F.

Viaje al confín: actividades propuestas

  • Lengua y cultura francesa: percepción de la “escena” francesa desde el universo español. Identificación de las referencias  y contrastes
  • Lengua y literatura: análisis de los componentes estéticos en el texto
  • Filosofía: identificación de ideas y metáforas como elementos delimitadores -confines- del mundo propio. Topología del otro como utopía
  • Filosofía: identificación y análisis de los referentes culturales e ideacionales presentes en el texto
  • Educación plástica: elaboración y fundamentación de posibles ilustraciones a partir del texto